Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

12 Octubre 2019

Argentina, una vez más en la encrucijada

Argentina, una vez más en la encrucijada
María Ignacia Matus M.
Boletín Observatorio Internacional
No. 43 / Octubre 2019 
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae
 
 

Los resultados de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), realizadas en Argentina el pasado 11 de agosto, no dejaron indiferente a nadie. La sorpresiva y amplia victoria que logró Alberto Fernández, el candidato por la coalición Frente de Todos -que reúne a peronistas y kirchneristas-, logró la victoria con un 47% de las preferencias, frente a un 32% del presidente Mauricio Macri.

Esta ventaja provocó una inmediata reacción del mercado, causando lo que se catalogó como un verdadero “terremoto económico”, en el cual el peso se devaluó un 30%, siendo la moneda que experimentó la mayor devaluación del mundo frente al dólar en tan solo un día -después de los resultados de las PASO-, alcanzando así un nuevo mínimo histórico. Mientras que la bolsa, por otra parte, cayó en un 38%, al igual que las acciones.

Cabe mencionar que, en la actualidad, el desempleo en Argentina es del 10,1%, nivel que no se registraba desde 2006; y la inflación alcanza un 22,4%, que según estimaciones de los economistas podría llegar incluso a un 40% a fines de 2019. A este sombrío panorama se agrega que la pobreza afecta al 35% de la población.

Todos estos elementos han provocado que la situación económica sea determinante a la hora de elegir a un nuevo presidente. En un país donde las crisis económicas y políticas han sido recurrentes, la candidatura de Macri había generado nuevas expectativas. Incluso, imitando al carismático ex presidente de Estados Unidos Barack Obama, la coalición Cambiemos apostó por este ingeniero que decía que “Sí, se puede”.

 

 

Nuevo estilo

 

El entonces alcalde de Buenos Aires, representaba un cambio. Por primera vez desde 1983, Argentina tenía un presidente que no era ni peronista ni radical, además de ser el primer presidente de centroderecha. Aunque más elogios había adquirido su gestión como presidente del emblemático club de fútbol Boca Juniors, que lideró desde 1995 hasta 2008.

Sin embargo, la creación del partido Propuesta Republicana (PRO) en 2005, con el propósito de renovar la política tras la crisis de 2001, logró unir a políticos de distintos partidos, incluidos peronistas y radicales. Todo ello con el solo objetivo de sacar al kirchnerismo del poder.

macri elecciones argentina

Este partido había logrado renovar la tradicional política argentina, logrando -en menos de una década- posicionarse tanto en la capital como en la provincia y, finalmente, en el país. Lentamente, fue capaz de conformar una estructura territorial fuera de la capital que se basó en las alianzas que logró establecer con los radicales y otras formaciones locales. A ello se sumó una nueva forma de hacer campaña, mucho más cercana, alegre y emotiva, que con los “puerta a puerta” conquistó a jóvenes profesionales, organizaciones no gubernamentales, empresarios, entre otros.

Dentro de sus principales promesas, se encontraban terminar con el aislamiento de Argentina, lo que le permitiría atraer mayores inversiones extranjeras e implementar una serie de reformas para reactivar la economía, siendo sus principales desafíos reducir la inflación y el gasto público. Asimismo, heredaba el conflicto con los denominados “fondos buitres”, aquellos fondos de inversión a los que la ex mandataria Cristina Fernández se había negado pagar, desconociendo el fallo de los tribunales de justicia de EE.UU., y que llevó así al país a un default.

El gobierno de Macri fue incapaz de llevar a cabo íntegramente su cometido. Más aún, se vio forzado a implementar medidas que antes había criticado. Y el fuerte programa de ajuste que llevó a cabo, finalmente, terminó por agotar la paciencia de los argentinos.

Pero ¿qué podría explicar esta intención hacia un posible regreso del peronismo al poder? “Más allá de que el gobierno diga que está haciendo obras e infraestructuras que traerán inversiones futuras, es muy difícil, especialmente en este país donde la situación cambia de un día para otro, pedirle a la gente que sacrifique presente por futuro. La gente tiene problemas inmediatos y es pragmática”, sostiene Mariel Fornoni, directora de la consultora M&F.

 

Escenario incierto

 

En este contexto político-social, hoy la incertidumbre nuevamente es grande, y así lo dejó de manifiesto la rápida reacción del mercado ante un eventual regreso del peronismo al poder.

Tras la derrota sufrida por el gobierno, Macri rápidamente inició una “nueva etapa” para intentar revertir los resultados el próximo 27 de octubre y mantenerse en el poder por otro periodo presidencial. Partiendo por asumir su responsabilidad, sorprendió con el cambio del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien renunció señalando la necesidad de efectuar una renovación de liderazgos para esta fase. Y que fue reemplazado por Hernán Lacunza, quien se había desempeñado como jefe de la cartera de Economía de la provincia de Buenos Aires, jefe del Banco Central de Argentina y que cuenta con una larga trayectoria como consultor.

alberto fernandez elecciones argentina

En tanto Macri, presionado por el descontento popular, señalaba que “soy consciente de que el día a día se convirtió en una experiencia agotadora, de que es una sensación como escalar el Aconcagua (la cumbre más alta de América). Las medidas que tomé son porque los escuché, son medidas que van a traer alivio a 17 millones de trabajadores y sus familias. Va a haber mejoras para todos los trabajadores, formales e informales”.

De esta forma anunció la adopción de medidas como el congelamiento de los precios de los combustibles y bencinas por 90 días, la eliminación hasta fin de año del IVA a los alimentos de la canasta básica, el aumento del salario mínimo en un 30% (de US$208 a US$271), la entrega de un bono de 5.000 pesos (US$83,4) para empleados de las Fuerzas Armadas y fuerzas de seguridad federales, y un aumento de 40% de becas para estudiantes, entre otras.

Por su parte, Alberto Fernández junto con criticar y calificar las medidas adoptadas por el gobierno como “cortoplacistas”, se ha mostrado conciliador y con un discurso moderado en política exterior, marcando así una diferencia, especialmente, considerando que se ignora el verdadero rol que tendrá la ex presidenta Fernández en su gobierno.

De este modo, ha indicado que bajo su futuro mandato “no tendrá posibilidad de caer en un default” y que su gran objetivo será bajar la inflación a un dígito.  

En las últimas semanas, próximo a que los argentinos nuevamente vayan a las urnas, las calles se han agolpado de partidarios y detractores del gobierno. Y el país enfrentará una elección en un contexto de crisis económica, en la cual el peronismo y kirchnerismo se posicionan, nuevamente, como una alternativa ante el malestar social.

 

 
María Ignacia Matus M.
Periodista, Universidad de los Andes.
Magíster en Ciencia Política, Pontificia Universidad Católica.
Actualmente se desempeña en el Centro de Estudios e Investigaciones Militares
(CESIM) y es profesora de Mundo Contemporáneo en la Escuela de Periodismo de la
Universidad Finis Terrae.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.