Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

17 Diciembre 2019

Bolsonaro-Fernández, la dupla que provocará tensión en Latinoamérica

Bolsonaro-Fernández, la dupla que provocará tensión en Latinoamérica
Luis Lira C.
Boletín Observatorio Internacional
No. 45 / Diciembre 2019 
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae
 
 

Alberto Fernández ha repetido el mismo discurso desde que partió su campaña: será él quien tome las decisiones en la Casa Rosada y no su vicepresidenta, Cristina Fernández. De hecho, lo más llamativo de este nuevo mandato es, precisamente, el regreso de la “Señora K” al poder. Un escenario en el que la tensión al interior del gabinete trasandino parece asegurada y muchos se preguntan cuánto tiempo de paz tendrá –realmente- esta fórmula de gobierno.

Sin embargo, una rivalidad sin precedentes se vivirá a nivel regional con el otro gigante del cono sur: el Brasil de Jair Bolsonaro. Si bien Argentina y Brasil han convivido en el pasado con gobiernos de distinta tendencia política, la coyuntura mundial y continental aporta suficiente condimento a dos gobiernos que ya se caracterizan por la personalidad de sus líderes.

La derecha de Bolsonaro -apodado “el Trump brasileño”- y su discurso sin pelos en la lengua contra los Fernández, enraizados en el ala más de izquierda del peronismo, definen un escenario de especial volatilidad.

En ese sentido, la relación entre ambos países no solo deberá cuidar la diplomacia, sino también la economía regional, que estará particularmente en juego.

Alberto Fernandez

 

Disputas personales

 

Si bien las veredas políticas distintas ya son motivo suficiente de discrepancias, las diferencias entre Bolsonaro y Fernández tienen un fuerte componente personal. Fernández apoyó la causa “Lula libre”, que pedía la liberación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien estuvo más de un año en la cárcel por delitos de corrupción.

El procesamiento de Lula, hecho que le impidió presentarse a las elecciones presidenciales de 2018 y que lo obligó a estar encerrado en una prisión que él mismo inauguró siendo presidente, fue el caballo de batalla más importante de Sergio Moro, quien actualmente es el ministro de Justicia del gobierno de Bolsonaro. Por su parte, el actual mandatario brasileño apoyó la reelección del derrotado Mauricio Macri, en un intento por mantener en alto el bloque de derecha latinoamericana regional, que integraba junto a Chile y Colombia, entre otros países.

Hay que recordar que la disputa trascendió la política y se instaló en las trincheras familiares. Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair, criticó por Twitter a Estalisnao Fernández, hijo de Alberto, conocido participante de actividades “geek” con llamativos disfraces. La foto que compartió Bolsonaro Jr. con el mensaje “esto no es un meme”, muestra a los dos hijos presidenciales, uno vestido del personaje de Pikachu y el otro con un arma en su mano. Estanislao reaccionó celebrando que un “racista, misógino y violento” lo criticara, pero luego prefirió no emitir más comentarios, asegurando que “la unidad con Brasil es mucho más importante.

 

Tensión al iniciar el mando

 

Después que Bolsonaro señalara que “Argentina eligió mal”, tras confirmarse la elección de Alberto Fernández, faltaba ver cómo sería el primer “round diplomático”: la ceremonia de asunción de Fernández en Buenos Aires. Declinando asistir a la ceremonia, Bolsonaro señaló estar “mirando la lista de invitados”. Pero agregó que “nuestro comercio con Argentina continuará de la misma forma, sin ningún problema, nada irá a cambiar”.

Jair Bolsonaro

En primera instancia, el ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, iba a ser su representante, pero un hecho puntual lo irritó: al mismo tiempo que Bolsonaro se reunía por última vez con Mauricio Macri en la pasada cumbre del Mercosur, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, fue recibido por su par argentino Sergio Massa y posteriormente por el mismo Alberto Fernández.

Para Bolsonaro, esto fue un desafío a su autoridad que –finalmente- dejaría a la ceremonia sin representantes brasileños. Pero a último momento decidió enviar a su vicepresidente, Hamilton Mourao. “Bolsonaro y yo tenemos miradas ideológicas diferentes. Pero yo tengo que respetar la mirada de los hermanos brasileños. Y eso es lo que haré”, reaccionó Alberto Fernández.

 

Las cartas se jugarán en el Mercosur

 

Las disputas entre los gobiernos de Brasil y Argentina no son solo verbales, ya que hay mucha inquietud por lo que sucederá a nivel continental. Si bien con la partida de Macri hay un debilitamiento del bloque de gobiernos de derecha en relación a cómo comenzó el año -con el apoyo a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, y el desarrollo del Prosur- y las crisis sociales en países como Chile y Colombia, la administración de Bolsonaro quiere impulsar una importante reforma al Mercosur.

La visión de Paulo Guedes, el poderoso ministro de Hacienda de Brasil, es que su país no se desarrollará mientras su economía no sea más competitiva, y eso pasa por bajar los aranceles comunes del Mercosur. Actualmente es del 12%, y Guedes propone bajarlo a la mitad.

Ya la administración de Macri había propuesto una rebaja más cautelosa, priorizando Tratados de Libre Comercio con potencias como Estados Unidos o Japón. Pero la administración de Alberto Fernández ya ha tenido acercamientos con empresas y sindicatos contrarios a la reducción arancelaria.

Paraguay y Uruguay apoyarían la postura brasileña, a la que se suman las negociaciones con Bolivia para integrarse como miembro pleno. Y con Jeanine Áñez en el Palacio Quemado, las negociaciones parecen ser más fluidas.

Ambos mandatarios han señalado, en cierta manera, que su relación económica “será pragmática”. No deben olvidar que para Argentina, Brasil es el primer socio comercial y para Brasil, Argentina está siempre entre los tres primeros. América Latina está convulsionada por diversos factores y una de las claves de la estabilidad de la región será la relación entre estos dos gigantes. Bolsonaro y Fernández tienen enormes desafíos en su gobierno, y también la certeza de que de su gestión depende lo exitosas que sean las relaciones internacionales regionales.

 

 

Luis Lira Camposano
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile.
Actualmente se desempeña como Secretario Académico de la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.
Es profesor de diferentes ramos de Historia y Actualidad en la carrera de Periodismo, además del curso “Europa en el siglo XXI”.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.