Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

24 Junio 2019

Elecciones en el Parlamento Europeo: gana la continuidad, pero aumentan las críticas

Elecciones en el Parlamento Europeo: gana la continuidad, pero aumentan las críticas
Luis Lira C.
Boletín Observatorio Internacional
No. 39 / Junio 2019 
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae
 
No existen perdedores en política. Por más que las cifras de alguna votación sean desfavorables, siempre habrá algo positivo para sacar. Y aunque el panorama en la Comisión Europea, tras las últimas elecciones parlamentarias es optimista, hay algunos puntos para tener en cuenta. “Los que ganaron las elecciones son los que quieren trabajar dentro y para Europa, no los que quieren destruir Europa”, señaló Margaritis Schinas, vocera de la Comisión.

En Bruselas respiran tranquilos. Pese a todas las amenazas, los partidos tradicionales se quedaron con la mayoría de los 751 escaños que tiene el Parlamento Europeo. Otra cifra importante quedó en manos de los grupos euroescépticos, que son críticos al manejo político del bloque o derechamente quieren retirarse, como el Reino Unido.

Sin embargo, no les alcanza para modificar sustantivamente los proyectos de ley. La ventaja a tener en cuenta para estos grupos es que sacaron la mayoría de votos en Francia e Italia, países fundamentales para que los motores de la Unión Europea funcionen. Los líderes de estos grupos, Marine Le Pen y Matteo Salvini -en ascenso la primera y ya instalado en el gobierno en el segundo-, pueden aumentar en popularidad y hacer que la adhesión a los partidos aumente.

Panorama general

Los partidos políticos de los 28 estados miembros están representados en distintos grupos en el hemiciclo. El Partido Popular Europeo (PPE), de centroderecha, y la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, de centroizquierda e izquierda, son los dos grupos que históricamente han desarrollado el proyecto de integración europea. Ambos sacaron mayoría, pero bajaron respecto de 2014. El PPE ganó solo 185 puestos, frente a los 216 que tenía en 2014. Los socialistas obtuvieron 150 cupos, 35 menos que en la última elección.

Hacia el sector liberal del Parlamento, la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa obtuvieron un aumento considerable al pasar de 64 escaños a 104. Mientras que los Verdes/Alianza Libre Europea subieron levemente, de 52 a 68.

Eso sí, hubo movimiento en el mundo euroescéptico. El desprestigio del Partido Conservador por no lograr un acuerdo para el Brexit le pasó la cuenta a su grupo, los Conservadores y Reformistas Europeos. De 77 puestos que tenían en 2014, bajaron a 60. La Europa de las Naciones y las Libertades –de extrema derecha- de Marine Le Pen y Matteo Salvini aumentaron sus filas de 36 a 59 puestos. También subieron los soberanistas de Europa de la Libertad y la Democracia Directa, gracias a Nigel Farage, de 42 a 57 escaños.

Mientras que la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica bajó de 52 a 39 puestos y los no inscritos y nuevos partidos sumaron en total 29 cupos.

Contexto de las votaciones

El 50% de la población total de la Unión Europea, que fue la que acudió a votar a fines de mayo, tuvo que pasar por varias cosas que la llevaron a tomar su decisión en la papeleta. La primera, fue la lenta recuperación económica desde el inicio de la serie de debacles iniciadas con la Crisis Subprime, de 2008. Con especial énfasis Grecia, que vivió la peor parte, pero también España, Italia y Portugal, entre otros, que también pasaron por malos momentos. Aquí se acuñó el descontento ciudadano al ver que sus beneficios estatales eran recortados para pagar una crisis que fue iniciada a nivel bancario.

Los últimos años también vieron el aumento de las migraciones desde Medio Oriente y el norte de África. Si bien es un fenómeno constante, el gran foco de conflicto que es la guerra en Siria -con más de 500 mil muertos a la fecha- tuvo como efecto que solo en 2015 ingresaran al bloque aproximadamente un millón de migrantes indocumentados.

La “guinda de la torta” vino con el Brexit. La iniciativa provocada por David Cameron tiene entrampados hasta hoy a los Conservadores y Laboristas por un acuerdo de salida que deje contentas a todas las partes.

El período también vio el descenso y ascenso de personajes políticos y sus partidos. Entre los grandes perdedores se encuentra François Hollande y el Partido Socialista de Francia, que tras vivir buenos tiempos con François Mitterrand, cayó en el absoluto desprestigio por el mal manejo de la crisis económica. Otro movimiento en retirada es Forza Italia, de Silvio Berlusconi, quien en su momento recibió una condena por corrupción.

Siempre firme, pero con un gran desgaste, Angela Merkel ya está en su cuarto período como Canciller de Alemania, ya que el voto de apoyo llegó “por costumbre del electorado”. Pero la incertidumbre hacia el fenómeno migratorio es lo que genera más inquietud entre los alemanes.

Por el contrario, las ideas nacionalistas en el marco de la crisis económica han crecido y aquí es donde aparecen la ultraderecha de Marine Le Pen y Matteo Salvini, que revisaremos a continuación.

Figuras del próximo período parlamentario

Marine Le Pen se dio el gusto de sacar la primera mayoría en las elecciones en Francia, dejando en segundo lugar al movimiento de Emmanuel Macron. Le Pen ha sabido capitalizar el desprestigio del presidente por sus medidas de recortar gasto fiscal para el financiamiento de proyectos, como lo ha hecho con las pensiones de los jubilados. También le arrebató a los socialistas el discurso de la igualdad para captar el apoyo de los desencantados de los partidos tradicionales. Ella misma ha hecho un trabajo de “des-demonizarse” y de rebautizar su Frente Nacional como Agrupación Nacional.

Por su parte, la Liga de Matteo Salvini también tuvo números positivos. Primera mayoría en Italia, a nivel comunitario tuvo roces con la Comisión Europea sobre su presupuesto para 2018 y, sobre todo, por el cierre las fronteras para los migrantes que llegan a la costa italiana. Es que con su “amiga” Marine Le Pen buscarán agrupar apoyos para fortalecer la soberanía de los estados miembros de la Unión Europea.

Si de rupturistas se trata, el gran ganador de las elecciones fue Nigel Farage. Primera mayoría en el Reino Unido, su Partido del Brexit superó a los Conservadores y Laboristas entrampados sin un acuerdo de salida del bloque.

Farage se fue del UKIP a fines de 2018 y en tiempo récord se hizo con la mayoría de los escaños para el Reino Unido. Escaños que precisamente se repartirán y otros se guardarán para futuras ampliaciones, una vez que Londres cierre la puerta por fuera.

Entre las fuerzas “tradicionales” aparecen los socialdemócratas de la mano de Pedro Sánchez. Primera mayoría en España, su misión será reforzar el peso del país en las instituciones comunitarias. Para esto aprovechará la salida de Reino Unido para convertir a su país en el cuarto más grande del bloque. “España debe jugar, y estoy convencido de que va a jugar un papel determinante (…) en la futura Comisión Europea”, declaró recientemente.

Aunque quedó segundo tras Marine Le Pen en Francia, Emmanuel Macron enfrentará a su coterránea y al resto de los euroescépticos con su “impulso de Europa”. Su meta es construir una “gran coalición de progresistas”, con el fin de conectar con conservadores y demócratas, que hoy son mayoría en el Parlamento. Sus propuestas van de la mano con más integración: crear la figura del Ministro Europeo de Finanzas, una “identidad europea” fuerte y un presupuesto común para todos los países. Su éxito dependerá de la consideración que se tenga de estas medidas, ya que desde Alemania ya anunciaron que tienen otras prioridades para la economía de la zona euro.

Aunque las fuerzas tradicionales siguen al mando, podrían venir cambios para la forma en que se concibe la Unión Europea en los siguientes cinco años. El éxito que tendrá cada bando en el Parlamento, junto con la coyuntura internacional, serán determinantes.

Luis Lira Camposano
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile.
Actualmente se desempeña como Secretario Académico de la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.
Es profesor de diferentes ramos de Historia y Actualidad en la carrera de Periodismo, además del curso “Europa en el siglo XXI”.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.