Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

17 Enero 2020

La doble amenaza que enfrenta el régimen iraní

La doble amenaza que enfrenta el régimen iraní
Gonzalo Vega S.
Boletín Observatorio Internacional
No. 46 / Enero-febrero 2020 
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae
 
 

Las esquirlas del misil iraní que por error, el 8 de enero pasado, derribó un avión de Ukraine International Airlines con 176 personas a bordo, se han incrustado en el corazón del régimen de Teherán, que en pocos días pasó de ser una víctima del “imperialismo yanqui” a un victimario que pareciera no tener límites.

Durante varios días Irán negó las informaciones que apuntaban a que el avión había sido alcanzado por un misil, hasta que finalmente autoridades militares de ese país reconocieron públicamente que un soldado confundió el avión con un “misil de crucero”.

Este reconocimiento generó indignación en los iraníes, que de manera masiva se habían manifestado en las calles luego que el 3 de enero, Estados Unidos asesinara al poderoso general Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds -grupo de élite de la Guardia Revolucionaria- y arquitecto de las intervenciones militares de Teherán en Medio Oriente.

Ese asesinato se transformó en una oportunidad para la dirigencia política de Irán para canalizar la simpatía hacia la figura de Soleimani y convertirla en una aparente expresión de apoyo popular al gobierno, el cual se presentaba entonces como una víctima de la agresiva política exterior de la Casa Blanca.

Accidente Irn

Sin embargo, el derribo del aparato de Ukraine International Airlines, cuyos pasajeros eran iraníes y canadienses, la mayoría con doble nacionalidad -muchos de ellos alumnos que regresaban a las universidades donde cursaban posgrados o doctorados tras aprovechar las vacaciones de fin de año-, provocó un vuelco en 180 grados en la población iraní, que vio cómo el gobierno estaba dispuesto a engañar a su propio pueblo con tal de evitar la vergüenza. ¿Cómo podían defender al régimen ante un hecho como este?

 

Vuelco en el apoyo

 

Bajo el grito de “muerte al dictador”, en referencia al líder supremo, el ayatola Alí Jamenei, hasta ahora las protestas no han sido de gran envergadura debido al miedo a la represión. Hay que tener presente que en las manifestaciones de noviembre pasado, por el aumento del precio de los combustibles, murieron al menos 304 personas y miles fueron detenidos, según Amnistía Internacional.

¿Cómo debiera reaccionar el régimen? Si encabeza una represión desatada, aumentará su descrédito a solo semanas de las elecciones legislativas del próximo 21 de febrero, las que justamente son una oportunidad para legitimarse. Y si no reprime con fuerza, puede interpretarse como una señal de debilidad, propiciando que el descontento se haga más patente en las calles.

La división que se ve en la sociedad iraní también se refleja en los diversos estamentos del Estado: el poder electo, el poder religioso, las fuerzas militares regulares, y la Guardia Revolucionaria. Algunos dirigentes de este último acusaron al gobierno y a las Fuerzas Armadas por no haber hecho caso a su petición de que el día en el que Irán lanzaría su respuesta militar a la muerte de Soleimani -horas antes del derribo del avión-, se cerrase el espacio aéreo a vuelos civiles. Por su parte, el Gobierno y el líder supremo han asegurado que no supieron hasta el viernes 10 lo que realmente había ocurrido.

 

La relación con EE.UU.

 

Las relaciones con Estados Unidos -deterioradas desde hace décadas- habían registrado un nuevo distanciamiento tras la decisión del presidente Donald Trump de retirarse en 2018 del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 e imponer más sanciones a este régimen. Este escenario estaba provocando el ascenso de dirigentes del ala más dura del régimen iraní, y el asesinato de Soleimani hacía prever que este proceso se aceleraría, lo que se podía traducir en una ofensiva, a través de diversos frentes, contra Washington y sus intereses en Medio Oriente.

Ahora los sectores más moderados debieran ganar terreno. La élite política persa hasta ahora se había mostrado unida en torno a la premisa de que la negociación con Occidente bajo presión no traería nada más que humillación. Pero las condiciones cambiaron. Un acercamiento con Washington podría volver a unificar espíritus en una sociedad ávida por abrirse al mundo, y acallaría los reclamos de quienes ven a Jamenei como principal escollo para una negociación.

Puo Iran

Es difícil saber hasta cuándo se prologarán las protestas, pero hay un factor que puede predecir que estas no cesarán prontamente. A diferencia de las víctimas de la represión de noviembre pasado -que en su mayoría eran de origen humilde y rural-, las víctimas del avión ucraniano pertenecen a sectores de buena situación económica y bien conectados con la élite. Por tanto, es muy probable que sus familias inicien demandas multimillonarias contra el Estado -ya muy debilitado económicamente- sin descansar hasta que altas autoridades asuman su responsabilidad.

Ante la comunidad internacional, el reconocimiento de responsabilidad de Teherán no significará nada si no va acompañado de acciones como permitir una investigación transparente del incidente, así como dar pasos para evitar que se vuelvan a repetir situaciones como esta.

¿Y Washington? Los expertos creen que pese al difícil momento por el que pasa el régimen iraní, la política aplicada por Trump difícilmente provocará un cambio de gobierno. Este aún cuenta con un importante respaldo en la población, y las sanciones económicas pocas veces han provocado los resultados buscados. ¿Será Irán la excepción?

 
Gonzalo Vega Sfrasani
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Subeditor de Opinión e Internet de El Mercurio.
Profesor de Chile Contemporáneo: Instituciones Políticas, en la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.