Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

16 Agosto 2019

Unión Europea: ¿continuidad disfrazada o cambio?

Unión Europea: ¿continuidad disfrazada o cambio?
Luis Lira C.
Boletín Observatorio Internacional
No. 41 / Agosto 2019 
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae
 

La Unión Europea (UE) alista motores para un nuevo período parlamentario. Pasada la tormenta que significó para Bruselas la amenaza de los partidos euroescépticos, se conformaron los nuevos bloques de partidos, dejando una vez más la mayoría en manos de la centroderecha, a través del Partido Popular Europeo y los socialistas, quienes históricamente han tirado del carro de la construcción institucional del bloque.

En tercer lugar, los liberales de Emmanuel Macron quedaron conformes frente a lo que significó una arremetida -tanto en Francia como en el resto del continente- de Marine Le Pen, que en alianza con Matteo Salvini ganaron un número respetable de escaños, pero que no les alcanza para realizar modificaciones mayores en el Parlamento.

Es más, Macron ha aprovechado el impulso para disputarle a Alemania –y a Angela Merkel- el liderazgo del grupo con iniciativas como la propuesta de Kristalina Georgieva como candidata de consenso de la Unión Europea para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por su parte, Nigel Farage y su Partido del Brexit fueron los más votados, quitándole escaños a su mismo país, que tiene como fecha tope el 31 de octubre para cerrar la puerta de Europa por fuera. El recién electo primer ministro, Boris Johnson -quien sacó provecho del fracaso de Theresa May de lograr un acuerdo de salida con la UE-, promete que así será.

Una vez en orden el Parlamento, también fue la hora de designar los altos cargos de la UE para el nuevo período. Siguiendo la tendencia mundial al equilibro de géneros en estas instancias, dos mujeres destacan en los nombramientos: Ursula von der Leyen, como la primera presidenta de la Comisión Europea, y Christine Lagarde, a la cabeza del Banco Central Europeo.

Completan los cargos Charles Michel al mando del Consejo Europeo y Josep Borrell como alto representante de Política Exterior, equivalente al cargo de canciller. Y queda pendiente la presidencia del Parlamento.

Tanto Von der Leyen como Lagarde son las primeras mujeres en ocupar los cargos asignados, pero también es una señal fuerte de los poderes que han controlado la Unión Europea: Von der Leyen es persona de confianza de Angela Merkel y Lagarde viene de las entrañas de la centroderecha francesa, actor relevante de la integración continental. Una jugada importante de cara a la próxima legislatura.

La madre de Alemania

“Es una gran responsabilidad y mi trabajo comienza ahora”, fueron las primeras palabras de Ursula von der Leyen tras ser electa en el Parlamento Europeo -por un estrecho margen- a la cabeza de la Comisión Europea.

Precisamente, trabajar ha sido el distintivo de quien dejará de ser ministra de Defensa en Alemania para asumir el cargo en Bruselas. Su capital político radica en cumplir sus deberes de partido y, al mismo tiempo, ocuparse de sus siete hijos, lo que le ha dado el apodo de “madre de Alemania”. Ambos caminos los lleva en la sangre. Su padre, Ernst Albrecht, llegó a ser una figura importante de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en el Estado de Baja Sajonia, de la misma manera que crió a Ursula y sus seis hermanos.

Ursula von der leyen

Definida como “animal de familia” antes que “animal político”, Ursula von der Leyen se casó en 1986 con el doctor Heiko von der Leyen, aristócrata del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). El nacimiento de sus hijos coincidió con su titulación de doctora y el trabajo de su marido en Universidad de Stanford.

De vuelta en Alemania, y con poca experiencia política, fue diputada regional en las elecciones de Baja Sajonia, en 2003. Su ascenso fue rápido y posteriormente nombrada ministra del estado de lo Social, Mujeres, Familia y Salud.

En sus primeros años, la familia aparecía frecuentemente en fotos y afiches de sus campañas, pero eso terminó cuando los hijos crecieron y recibió la llamada de Berlín: Angela Merkel la nombró ministra para la Familia en su primer período y su figura sería importante para modernizar la imagen de familia que proyectaba la CDU. En este cargo, von der Leyen trabajó en el acceso de la mujer a los altos cargos de las empresas y que los padres tuvieran derecho a posnatal, entre otras medidas.

Continuando con la “genética familiar”, Von der Leyen asumirá el cargo más importante de su carrera en Bruselas, donde su padre ya trabajó en su momento en asuntos de la Comunidad Económica Europea.

Reconocida por mostrar sus puntos de vista en el trabajo, como lograr la igualdad laboral y de oportunidades entre hombres y mujeres, por encima de participar de marchas o manifestaciones, fue resistida por los grupos más liberales y de izquierda del Parlamento Europeo.

Entre sus propuestas está un “nuevo pacto sobre migración y asilo”, que refuerce la Agencia Europea de Guardacostas y Fronteras, con 10.000 funcionarios trabajando en los límites exteriores a partir de 2024, tres años antes de lo que actualmente se tiene presupuestado. “Solo podemos tener fronteras estables si ofrecemos ayuda suficiente a los estados miembros que mayor presión reciben debido a su situación geográfica. Todos debemos ayudar”, afirmó en relación a Italia, Malta y Grecia.

Respecto a temas medioambientales, Von der Leyen propondrá una reducción de las emisiones de dióxido de carbono al 50% para 2030, con el fin de alcanzar una “neutralidad climática” en 2050.

Lagarde, sin margen de error

Lo más llamativo del currículum de Christine Lagarde es que no tiene un título en Economía, si no que viene del mundo del Derecho. Tampoco trabajó en un Banco Central, característica de sus predecesores en el Banco Central Europeo.

Lagarde saltó de una de las firmas de abogados más importantes de Estados Unidos a desempeñarse como ministra de Finanzas del gobierno de Nicolás Sarkozy. Con esos pergaminos asumió en 2011 la dirección del Fondo Monetario Internacional, en remplazo de su polémico compatriota Dominique Strauss-Kahn.

Desde allí sujetó el timón durante la última parte de la crisis económica mundial y encabezó la misión de mantener la liquidez en la economía internacional con préstamos como el realizado a Argentina.

Christine Lagarde UE

Desde el 1 de noviembre, Lagarde llegará a la “torre de Frankfurt” a dirigir el segundo banco central más poderoso del mundo, después de la Reserva Federal estadounidense. Remplazará a Mario Draghi, cuyo pragmatismo fue rechazado en un principio, pero que finalmente fue aclamado como el salvador del euro.

Desde que fue anunciada en el cargo, las tasas de interés cayeron, esperando que replique el trabajo de su antecesor: mantener una Unión Europea económicamente dinámica en tiempos de incertidumbre. La tarea es difícil, ya que el mismo FMI ha señalado el peligro de que la zona entre en un período prolongado de inflación.

Los expertos señalan que Lagarde tendrá un mínimo margen de error, ya que los mercados financieros reaccionan inmediatamente ante las declaraciones del presidente del Banco Central. Para esto, la nueva presidenta deberá apoyarse en el equipo institucional, justo en momentos que vive una fuerte restructuración.

Junto con la partida de Mario Draghi, Peter Praet, economista en jefe, terminó en mayo su período. Benoit Coeuré partirá en diciembre. Pero la buena noticia para Lagarde es que se mantendrá en el cargo Philip Lane, de experiencia importante en el Banco Central de Irlanda y en quien podrá apoyarse con confianza.

Otras interrogantes sobre el futuro de Christine Lagarde radican en su liderazgo, similar al pragmatismo de Draghi, y si logrará convencer a los bancos centrales de los países miembros del bloque a tomar medidas como comprar deuda pública para controlar el riesgo país.

Todas las dudas quedarán disipadas cuando ambas mujeres asuman el mando. Europa estará atenta al rumbo que tome el bloque bajo el sello de estas dos líderes.

 

Luis Lira Camposano
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile.
Actualmente se desempeña como Secretario Académico de la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.
Es profesor de diferentes ramos de Historia y Actualidad en la carrera de Periodismo, además del curso “Europa en el siglo XXI”.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.