facultad de humanidades y comunicaciones
Logo Facultad Humaniodades y Comunicaciones

25 Enero 2021

A pesar del acuerdo entre Londres y Bruselas, el Brexit aún está lejos de finalizar

uk

Luis Lira C.
Boletín Observatorio Internacional
No. 52 / Enero-febrero 2021
Facultad de Humanidades y Comunicaciones
Universidad Finis Terrae

La primera polémica post Brexit ya está en marcha: Reino Unido negó el estatus diplomático a Joao Vale de Almeida, enviado de la Unión Europea (UE) a la delegación comunitaria en Londres. El Ejecutivo británico considera que tanto Almeida como el resto de los funcionarios europeos deben ser tratados como una organización internacional, por lo que no aplicaría la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Esto dejó perplejas a las autoridades en Bruselas, que ven como en 142 países del mundo los embajadores de la UE reciben el mismo trato que cualquier otra nación.

Independiente de que la explicación formal sea que el gobierno británico no quiere dar un trato preferente que abra la puerta para que otros organismos internacionales sean tratados como un Estado-nación, lo cierto es que, si el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea fue pedregoso, menos probable es que exista un período de “luna de miel”.

Luego de cuatro años, tres primeros ministros y tres propuestas rechazadas, Londres y Bruselas llegaron a un acuerdo el pasado 24 de diciembre, al filo del plazo fatal. Con varias cosas pendientes, la pandemia del coronavirus jugó un rol de acelerante, ya que obligó a las autoridades de ambos lados del Canal de la Mancha a cerrar un trato que les permitiera concentrarse en lo más urgente que es salud de la población.

Esto fue especialmente un “balón de oxígeno” para Boris Johnson, que ve cumplida su promesa de campaña tras alinear a amigos y rivales del Parlamento para que dieran el sí definitivo. Si bien queda mucho que revisar, el ámbito pesquero ha sido la piedra de tope entre los negociadores y la gran pelea a dar en los próximos años. Pero este acuerdo de salida amenaza con no terminar ahí: desde Escocia, la líder Nicola Sturgeon anunció la intención de regresar a la Unión Europea en el futuro.

boris johnson

Palabras al cierre

“Quiero dejar claro que el Reino Unido siempre será para los comunitarios un amigo, aliado, principal socio comercial”, declaró el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, tras sellar el acuerdo con Bruselas. Quien fuera uno de los principales responsables de que su antecesora -Theresa May- fallara en tres ocasiones en su intento por cerrar una propuesta entre la Unión Europea y Westminster, logró su cometido de poner “punto final” al proceso con él a la cabeza.

Como euroescéptico y con su idea de “recuperar la soberanía” de su país, Johnson aseguró que a partir de ahora Londres recupera el control de sus leyes, su dinero y sus aguas. Pero no todos ven con el mismo optimismo el final de casi 50 años de difícil relación entre Reino Unido y la Unión Europea.

Su predecesora, Theresa May, acusó a sus correligionarios y miembros de la oposición de aprobar un acuerdo inferior en beneficios frente a los que ella había negociado. En Bruselas, el cierre de las negociaciones fue recibido con menos efusividad. “Tenemos un trato justo y equilibrado (…) ha sido un camino largo y tortuoso”, señaló la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Por su parte, Michel Barnier, encargado de llevar las negociaciones con Londres estos cuatro años, afirmó que “hoy es un día de alivio, teñido con algo de tristeza”. Barnier resaltó también que “el reloj ya no está corriendo”, forma con que apuraba a su contraparte británica. Ahora que el acuerdo está listo, Barnier continuará sus funciones como asesor cercano de Ursula von der Leyen.

Si durante los cuatro años que duraron las negociaciones el punto más sensible fue evitar una frontera física entre la República de Irlanda, miembro de la Unión Europea, e Irlanda del Norte, parte del Reino Unido, la “piedra en el zapato” para finalizar el acuerdo fue el rubro pesquero.

Si bien la pesca no representa una cifra importante en el producto interno bruto británico, la población involucrada y la idea de “recuperar la soberanía”, convirtieron este punto en parte medular a la hora de cerrar el trato. El acuerdo final implica que los pescadores comunitarios deben renunciar al 25% de sus capturas por cinco años, renegociando las cifras anualmente una vez que transcurra este plazo.


cartel alusivo al brexit

Alerta desde Escocia

Boris Johnson celebraba aún su victoria, cuando la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, escribió en su Twitter: “Escocia volverá pronto al hogar, Europa. No apaguen la luz para que encontremos el camino de regreso”.

Sturgeon, que enfrenta elecciones internas junto a su Partido Nacionalista Escocés (SNP) en mayo, necesita mantener un flanco abierto que le permita pensar en un nuevo referéndum de independencia. La población escocesa, que votó mayoritariamente por quedarse en el bloque en 2016, ya está cansada del tema Brexit, al igual que gran parte de las islas. Sin embargo, la opción de convocar una nueva consulta de permanencia en el Reino Unido abriría la posibilidad de reintegrarse como miembro de la Unión Europea.

Siguiendo esta línea, los laboristas partidarios de Tony Blair todavía no pierden las esperanzas en “volver a Europa”. Temen que el Brexit, más allá de romper lazos con Bruselas, implique someterse a Estados Unidos. De momento, lo que piensa el SNP y esa parte del laborismo son ideas al aire, pero que podrían materializarse en los próximos años. Como hemos visto, el Brexit, lejos de finalizar, está recién comenzando.

Luis Lira C.
Periodista, Universidad Finis Terrae.
Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile.
Actualmente se desempeña como Secretario Académico de la carrera de Periodismo de la Universidad Finis Terrae.
Es profesor de diferentes ramos de Historia y Actualidad en la carrera de Periodismo, además del curso “Europa en el siglo XXI”.