Page 9 - Boletin Observatorio Internacional Universidad Finis Terrae
P. 9

la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití para el período 2013-2016”.
Este programa, que en primera instancia iba ser ejecutado a partir de 2008 y que debido a no contar con un contexto político- social adecuado fue aplazado, a través de las resoluciones siguientes e informes del Secretario General se conformaron los objetivos a ejecutar con el propósito de dar término a la misión, considerando para ello dos factores fundamentales: disminución del contingente y desarrollo de instancias democráticas mediante la trasferencia progresiva de funciones a las autoridades nacionales, pero también la prestación de asistencia de la Misión a los asociados internacionales, tanto del sistema de las Naciones Unidas como los de carácter bilateral y multilateral .
De esta manera se consideraron cuatro pilares a desarrollar: “Desarrollo de la capacidad de la policía haitiana”; “Desarrollo de la capacidad electoral”; “Estado de Derecho y los Derechos Humanos” y “Cuestiones claves de gobernanza” .
De acuerdo al último informe (S/2015/667), se estipuló que en relación al primer punto, se incrementó la capacidad de la fuerza de la policía haitiana, permitiendo desarrollar adecuadamente la finalidad del cometido, el que pretendió fortalecer esta institución mediante el aumento de su capital humano y mejoras en su preparación académica.
Un ejemplo de ello es que se elevó la cantidad de policías, lo que conllevó a establecer una cifra de 11.900 efectivos, los que se vieron reforzados por la integración de 1.500 oficiales. Es más, según los datos entregados en este ámbito por la ONU, se considera que nunca había existido este número de efectivos en la policía haitiana y se espera el licenciamiento de alrededor de 1.500 alumnos .
En cuanto al “Desarrollo de la capacidad electoral” de Haití, se buscó crear las condiciones necesarias para que el gobierno haitiano tuviera la suficiente madurez política para asumir los desafíos que se le presentarán en este ámbito de manera autónoma e independiente. Este aspecto no ha estado exento de problemática, toda vez que tras las elecciones legislativas de 2015, surgieron una serie de dificultades que mermaban el correcto devenir de este accionar, sobre todo con el sufragio referido a las elecciones presidenciales, que tras un largo recorrido marcado por revueltas sociales y políticas, logró elegir un nuevo Mandatario.
El tercer punto de estabilización, que tuvo como finalidad que la MINUSTAH apoyara al gobierno para reforzar los mecanismos de supervisión y rendición de cuentas del Estado de Derecho y avanzar en la reforma legislativa, logró avances importantes. Por ejemplo, al mejorar los procedimientos atingentes a esta temática, como permitir la inclusión necesaria de diversos actores en el nuevo Código Penal.
Finalmente, en temas de gobernanza, cuyo propósito fue fomentar el diálogo sobre un mínimo consenso político respecto de las elecciones y la agenda legislativa, así como apoyar el fortalecimiento de las instituciones del Estado a nivel central y local, la MINUSTAH fomentó avances destacables en cuanto a la administración de los recursos del sector público, mediante cursos de capacitación que fueron en pleno beneficio de los trabajadores de este ámbito, posibilitando hacer una gestión pública acorde a las necesidades y haciendo de este, un proceso más transparente.
De esta manera, se puede comprender que el fin de la misión es —y fue— más que cifras logísticas o de contingente; el resultado de
Observatorio Internacional No14| Facultad de Comunicaciones y Humanidades | Universidad Finis Terrae | 9 un arduo camino que se visualizó desde


































































































   7   8   9   10   11